Las medicinas, un asunto de distribuidores

En Panamá, un mercado importador, el precio de los medicamentos queda en manos de los distribuidores

Panamá es un mercado pequeño, pero al estar dolarizado y tener un ingreso per cápita más alto que el promedio en la región, se convierte en una plaza estratégica y bastante rentable para casi cualquier sector, incluido la industria farmacéutica.

Paradójicamente, aun cuando el país cuenta con zonas logísticas de primer nivel donde al menos diez empresas farmacéuticas de talla mundial tienen sus sedes y zonas procesadoras para re empaque y venta al resto de la región, el mercado interno, debe suplirse a través de distribuidores. El Estado, en base a la Ley 1 del 10 de enero de 2001, solo puede comprar medicamentos directamente a los laboratorios fabricantes en el extranjero “en caso de no existir oferta local”, lo que abre el espacio a las compañías locales intermediarias.

Así, en Panamá operan laboratorios, distribuidores, representantes, importadores y empresas farmacéuticas. Y algunos grupos tienen líneas de negocio en varios rubros, es decir, son laboratorio y a la vez representantes locales de una farmacéutica internacional, o bien hay importadores que también tienen cadenas de farmacias, el punto de venta final, participando en todo el espectro del negocio.

Top 5 Importadoras

En cuanto a la importación, la hegemonía la tienen cinco empresas: Compañía Astor, C.G. De Haseth, Corporación Impa Doel, Droguería Ramón González Revilla y Reprico. En conjunto, son responsables del 75% ($171.65 millones) de los $228.11 millones en medicamentos que entraron al país en un año, entre el 1 de abril de 2018 y el 1 de abril de 2019, según datos de la Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá. Las cinco suplen tanto al mercado privado como al gobierno, que compra a través de la Caja de Seguro Social y el Ministerio de Salud.

Compañía Astor, por ejemplo, que importó $46.27 millones en medicamentos entre abril de 2018 y abril de 2019, es parte del mismo grupo empresarial que posee la cadena de Farmacias Arrocha S.A., que cuenta con 42 sucursales en todo el país. Ambas empresas tienen registrado como director presidente a Bolívar Vallarino y como secretaria a Mariela Arrocha. Estando listados también en sociedades con actividades similares como Representaciones Arrocha S.A., Empresas Arrocha S.A y Laboratorio y Farmacia Arrocha S.A, el conglomerado es uno de los referentes en la venta de medicamentos a nivel nacional.

La segunda mayor distribuidora en cuanto al valor CIF importado (precio que incluye costo de la mercancía, transporte, flete y seguro) es C.G De Haseth, que introdujo al país medicamentos por $36.86 millones en el lapso que va del 1 de abril de 2018 al 1 de abril de 2019 . Su presidente es Chriatiaan De Haseth Linares, secretaria es Jessica Eskildsen de García de Paredes y como tesorera figura Tanya Eskildsen de Haseth.

La tercera mayor importadora ese año fue Corporación Impa Doel, que trajo medicamentos por el valor de $33.89 millones. Su presidente es Aníbal Galindo Navarro y su vicepresidente es Inocencio Galindo de Obarrio. Le sigue en cuarto lugar Droguería Ramón González Revilla, que importó medicamentos por el valor de $30.97 millones. Esta empresa fue fundada por el doctor Manuel González Revilla a inicios de la vida republicana en Chiriquí, durante el año 1905.

Su hijo Ramón González Revilla, según cuenta el mismo grupo empresarial en su página web, amplió el negocio comprando una “pequeña distribuidora” en la ciudad de Panamá hacia 1930. Ramón González Revilla fallece en 1954 y su esposa, Flor Miró, continuó administrando el negocio, que hoy lista como presidente a Arturo Miró Rodríguez, a Ricardo Janson Calhoun como secretario y a Maria Pía Miró Rodríguez de Janson como subsecretaria.

Reprico es la quinta mayor importadora en cuanto al valor de medicamentos. Y en el citado periodo introdujo al país productos por un valor de $23.66 millones. En la sociedad Reprico S.A figuran Manuel Ferrer Morgan como presidente y David Bianco como secretario.

El 24.8% restante de medicamentos de uso humano que entraron a Panamá fue traído entre otras 100 empresas o personas naturales. Dentro de este último grupo, las que más destacan por valor importado son: Agencias Celmar, Internacional Bio Farma, Compañía Panameña de Medicamentos, Glaxosmithkline Panamá, Pharma Supplies Corp, Droguería Saro, Pharma Alliance Panamá, Operadora Universal y Calox Panameña.

Una Respuesta a “Las medicinas, un asunto de distribuidores”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *