¿Qué hay detrás del desabastecimiento de medicinas?

Fuego cruzado

Las constantes denuncias de desabastecimiento de medicamentos en el mercado panameño han desatado un “fuego cruzado” entre la Caja de Seguro Social (CSS), el principal comprador del sector, y los distribuidores de fármacos que además son responsables de las importaciones.

Las diferencias surgen por los métodos de compra de la CSS, el principal contratista del mercado, que gestiona las adquisiciones de medicamentos sustentadas por la Ley 1 del 10 de enero de 2001.

Esa norma contempla un proceso especial para la compra de medicamentos, diferente al marco de la Ley de Contrataciones Públicas y el sistema en línea del Gobierno panameño “Panama Compra”.

La CSS adquiere medicamentos para el sistema público de salud por medio de dos mecanismos: a través de “precio único” o Licitación de Precio Único (compras de montos menores, en su mayoría para enfermedades crónicas) y la compra de “Trámite Usual” (compra masiva a largo plazo).

De la lista de medicamentos comprados a “precio único” durante un año, la CSS reconoce no disponer de 38 y de esa cantidad, 22 (57.9%) no se han recibido por faltas directas del proveedor.

Por la compra de trámite usual faltan en el sistema público de atención médica 40 medicamentos, de los que 23 (57.5%,) no se han recibido por causa del proveedor.

Los datos fueron presentados a los medios locales por el propio director de la CSS, Julio García Valarini, que salió así al paso de las constantes denuncias de desabastecimiento de medicamentos por parte de los usuarios del sistema público de salud. Y añadió que en un 34% de los casos, los tiempos de entrega de los importadores y distribuidores son la causa del problema.

El informe del director de la CSS establece que el 10% de la población se ve afectada por el desabastecimiento de medicamentos que, en general, es de un 12,5%

Valarini también reconoció faltas administrativas en los procesos internos de compra de la CSS que se están revisando para que no se conviertan en un obstáculo, como la falta de oferentes por precios de referencia poco atractivos, los tiempos de entrega, o los trámites de certificado de intercambiabilidad y el registro sanitario, que incide en un 28.9% de los casos de falta de medicinas.

La CSS también tiene responsabilidad en el problema, ha reconocido su director, que ha propuesto mejoras de organización y respalda un cambio en la ley de compras de medicamentos.

Los importadores agrupados en la Asociación de Representantes y Distribuidores de Productos Farmacéuticos, que contestaron con un comunicado rechazando su responsabilidad directa en la falta de medicamentos, subrayan que su participación en los actos públicos está debidamente documentada y denuncian los «ataques infundados» del director de la CSS.

La Facultad de Farmacia de la Universidad de Panamá, que ha reconocido la «crisis» de abastecimiento de medicamentos, se ha ofrecido como mediador para atender la compleja situación que no se resuelve por «los innumerables actores que intervienen en el proceso de adquisición de medicamentos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *